PEQUEÑA RESEÑA HISTÓRICA

El Cine Club Villena fue creado en septiembre de 1981 por un grupo de entusiastas que creían en la posibilidad de fomentar el gusto y la afición por el cine, a través del visionado de películas difíciles de encontrar por aquel entonces en los cines, y que por su calidad merecían ser rescatadas.

La coyuntura cinematográfica del momento, era muy distinta de la de hoy en día. No existía el DVD, ni Internet, ni habían desaparecido los cuatro cines comerciales que existían en Villena, y el Cine Club, pretendía llenar un hueco que a pesar de todo, estaba ahí.

Fue así como se creó una asociación cultural, al estilo de las miles que existían repartidas por toda España, que se dedicaba a realizar proyecciones de películas para sus asociados, mediante el pago de una cuota. Incluso existía una Federación para estas entidades, a las que por supuesto, nuestra asociación pertenecía.

Desde el primer momento se solicitó la ayuda del Ayuntamiento de Villena, que fue el encargado de financiar el coste de la primera película que se programó, a modo de presentación del Cine Club, con entrada libre. Se realizó esta en el Cine Imperial (sólo en la parte del anfiteatro, tal y cómo quedó después de la reforma que sufrió), en el mes de Noviembre. La película elegida para tal ocasión, fue “Annie Hall” de Woody Alllen. Y al final de la misma, se pasó la bandeja, para que voluntariamente, los asistentes que prácticamente llenaron la sala, depositaran una ayuda para poder empezar a funcionar.

Gracias a ello, en el mes siguiente y en vísperas de Navidad, se realizó la primera sesión oficial para socios, también en el Cine Imperial, que era alquilado para tales sesiones, con la película de un director australiano, que entonces era prácticamente desconocido, Peter Weir, “Picnic en Hanging Rock”.

Desde ese momento, muchas han sido las proyecciones y actividades desarrolladas por el Cine Club. Y muchos los lugares elegidos parra llevarlas a cabo, pues no existía ningún lugar idóneo para ello. Sitios como los colegios Príncipe Don Juan Manuel o Ruperto Chapí, el Instituto de Bachillerato Hermanos Amorós, el citado Cine Imperial, el Cine Cervantes, el Teatro Chapí, las propias calles de Villena y los distintos barrios de la ciudad. Hasta que en Agosto de 1987, se hizo una realidad, la construcción de un lugar demandado constantemente, la Casa de la Cultura.

Fue a partir de ese instante, cuando se empezaron a desarrollar las actividades siempre en el mismo sitio, un lugar idóneo, que más de veinte años después, sigue siendo la sede de nuestra actividad.

Diversas formas de colaboración con el Ayuntamiento, momentos difíciles, en los que incluso se llegó a pensar ciertos años, que era mejor dejar en el olvido la asociación, multitud de programaciones y actividades diversas, pero siempre a la vanguardia. La programación cultural de Villena ha contado con el cine constantemente, como uno de sus pilares fundamentales.

Hoy en día, ya no existen en España los cine clubes, tal y como eran concebidos entonces, son muy pocos los que funcionan legalmente desarrollando una programación regular, y el concepto y la forma han cambiado completamente.

Hoy tenemos una actividad regularizada abierta a todo el mundo, dentro de la programación regular de la Casa de la Cultura, realizada por gente que sigue amando el cine como entonces, pero cuyos objetivos han variado un tanto, pues son otras las dificultades que existen.

En la actualidad no existe ninguna sala comercial en Villena, las más próximas están a veinte kilómetros por carretera. Ya ni siquiera existen los video clubes que tanta competencia generaban. El cine alternativo que se estrena en nuestro país es cada vez más escaso y selecto. Existen otras ventanas para acercarse a ciertas películas, como los DVD, o los canales temáticos de televisión, pero algunos seguimos pensando, que no existe nada tan mágico, como ver una película en una sala oscura. Una cosa es ver cine, y otra, ver películas. Aprendamos a encontrar la diferencia.

Esperemos seguir contando con el aficionado para que el cine no muera, luchemos contra las descargas ilegales y la piratería, y hagamos, en definitiva, que entre todos, la magia del cine nos siga inundando con su alegría.

Sería largo y complicado, nombrar a todas las personas que han formado parte de la historia del cine club, por lo que destacamos a nadie. El Cine Club Villena somos todos.